INICIO AGENDA
AÑO JUBILAR
NOTICIAS INFORMACIÓN y RESERVA
PARA PEREGRINOS
50 ANIVERSARIO
CORONACIÓN CANÓNICA
  • 00
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
  • 08
  • 09
  • 10
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11
HTML5 Slideshow by WOWSlider.com v4.8m

Hermandad | Historia y Titulares de la Hermandad | Patronato de la Virgen | Reglas de la Hermandad | Solicitud nuevos Hermanos

Historia y Titulares de la Hermandad

La fundación de la Hermandad debió ser, por lo que se da a entender, muy anterior. Posiblemente entre los siglos XVI y XVII, aunque tuviera su mayor importancia y apogeo en el XVIII.
En este último siglo ya existían Hermandades con el nombre de Consolación de Utrera en otros lugares. No solamente en Andalucía, sino que también se conservan datos do una en Portugal y, cuando menos, tres en América.
Dichas Hermandades (menos las de América, naturalmente), venían en peregrinación cada ocho de septiembre y eran recibidas a las puertas del santuario por la de Utrera, organizándose seguidamente la procesión.
Los frailes mínimos, entonces residentes en el convento colindante, bajaban a la Virgen del altar mayor y la entrega­ban a la Hermandad matriz. Esta se la cedía primero a la de Campillo, que tenía tal privilegio por ser la más antigua. La de Campillo la pasaba a la de Osuna y así se la iban dejando las unas a las otras, llevándola cada una de ellas el tramo que previamente se les había señalado.
Entre las Hermandades de las que se conservan noticias están, aparte las ya mencionadas, las de Ecija, Alcalá de Guadaira, El Arahal, Morón, El Coronil, Coria, Hinojos, Gines, Mairena del Alcor, Los Palacios, Castilleja de la Cuesta, Fuentes de Andalucía, Castilleja del Campo, Dos Hermanas, La Puebla de Cazalla, Paradas, Los Molares, La Rinconada, Albaida, Olivares, Chucena, Paterna del Campo, Escacena, Camas, Gelves, La Algaba, Alcalá del Alameda y Mairena del Aljarafe entre otras.
Datos estos recogidos de la historia de la Virgen escrita en 1.917 por el beneficiado de la Santa Iglesia Catedral don Juan Cabello y Castilla, quien (aparte de investigar en numerosos documentos) se basó en historiadores tan autori­zados como Román Meléndez, Rodrigo Caro y Juan de Malhara.
A la imagen de la Virgen (que según el profesor Hernández Díaz parece ser del siglo XIV se le atribuye su primer milagro en 1.507, poco antes de llegar a Utrera, hasta donde la trajo una devota desde Sevilla. Esta la entregó a una hija suya llamada Marina Ruiz, que la tuvo muchos años en el hoy desaparecido convento de la Antigua.
Pero su primer milagro famoso no ocurrió hasta 1.560.
El ermitaño que la cuidaba, Antonio de Santa María, viene al pueblo a pedir aceite para la lámpara, sin que nadie, por ser aquel un año de escasez que nadie, se lo diera. Vuelto  a la ermita en compañía del hortelano Juan de Orea, se acostó lleno de desaliento. Todavía no había cogido del todo el sueño y, de pronto, se - despertó sobresaltado al observar que, en la habitación contigua, donde estaba la Virgen, había una luz brillante. Muy grande fue su asombro cuando, al entrar en ella, vio que la lámpara estaba rebosando aceite.
Así estuvo durante días y semanas. La noticia corrió como la pólvora, a causa de lo cual comenzó a cimentarse la fama de la Virgen.
Por aquel entonces Sevilla era prácticamente la capital del mundo. Conocido éste y otros milagros atribuidos a la Señora, su popularidad se extendió de tal manera que traspasó incluso el Atlántico, siendo invocada muy especial­mente por la gente de la mar que hacía la travesía da las Indias de Occidente. De tal forma que ésta la tenía por su mediadora.
En el Archivo de Indias -recoge el cronista oficial de la ciudad de Utrera don Manuel Morales Alvarez- existen datos de hasta ocho navíos con el nombre de Nuestra Señora de Consolación.
Producto de esta devoción marinera son los exvotos de barcos de los que todavía conserva varios. Y es curioso. Uno de estos exvotos se guarda en el Museo Naval de Madrid, sin que nadie pueda explicarse como llegó hasta allí.
La Virgen lleva, desde hace siglos, un galeón en su mano derecha. Lo que ha hecho que muchos -entre ellos sus grandes devotos utreranos Serafín y Joaquín Alvarez Quintero- la conozcan por “La del barquito en la Mano". Fueron, numerosos sus milagros y se contaron por millares sus entusiastas. Tanto fervor se tradujo en centenares de exvotos, muchos de los cuales todavía se conservan en su santuario. La fama de la Virgen cristalizó en el cantar del pueblo. A pocas imágenes de aquella época se le sacaron tantos y tantos cantares como a la de Consolación. Quizás el más famoso de todos, que cita Gustavo Adolfo Bécquer en "La Venta de los Gatos" y que sirvió de inspiración a Julio Romero de Torres para pintar su primer cuadro,"Mira que bonita era.
Se parecía a la Virgen de Consolación de Utrera".

Tan grande llegó a ser su legión de cronistas de la época, en los alrededores de Consolación llegaron a juntarse en la romería más de treinta mil personas, a pesar cíe les primitivos medios de trasportes que existías entonces y cuando España no tenía más allá o" e seis o siete millones de habitantes.
Tanta devoción, tanta popularidad, conocen la decadencia a causa de los abusos que trae la exagerada aglomeración en la famosa romería. Romería en la que, con los devotos de buena fe, se mezclan maleantes de todo tipo y se cometen excesos que alarman a los frailes mínimos. De tal manera que lo denuncian al Supremo Consejo de Castilla y éste toma cartas en el asunto, originándose en 1.770 unos autos curiosísimos que terminan con la suspensión, no solo de la romería, sino incluso prohibiendo que la Virgen se mueva de su altar.
Medida ésta que, agravada más tarde por la invasión de los franceses y  la   exclaustración de 1.835, hace que se inicie una decadencia que  llegó hasta casi mediados del presente siglo.
Extremo éste hasta que fueron autorizadas y aprobadas en el Año de Gracia de 1.842, por el señor Duque de la Victoria, Regente entonces de la Reina Isabel II, por ser menor de edad.

He aquí el texto original:
"DOÑA ISABEL II, por la gracia de Dios y la Constitución de la Monarquía Española:
Por cuanto el Duque de la Victoria, siendo Regente del Reino, en mi Real nombre, y por mi menor edad, por resolución de veinte y cuatro de agosto de mil ochocientos cuarenta y dos, tuvo a bien aprobar el establecimiento de una Hermandad en la Villa de Utrera, para dar culto a Nuestra Señora de la Consolación en el templo de este nombre, extramuros de dicha población y las ordenanzas formadas para su régimen y gobierno con arreglo a la circular de ocho de febrero del mismo año. Y ahora parte de los individuos que componen la Junta Directiva de la insinuada corporación se me ha representado, que no habiendo obtenido en aquel tiempo la conveniente Real Cédula de aprobación y deseando llenar este requisito para que la Hermandad pueda continuar legalmente sus piadosos ejercicios, me suplicaban fuera servida mandar expedir la indicada Real Cédula, a cuya solicitud he tenido a bien acceder por mi real resolución de dos de Julio último, con la circunstancia de que la presidencia de la Hermandad sea del Párroco de la feligresía en que esté enclavada la Iglesia donde celebre sus funciones".
Estas Reglas fueron reeditadas el día 3 de agosto de 1.896, por mandato del Excmo. Sr. Arzobispo de don Marcelo Spínola Maestre, muerto en olor de santidad.

Con la venida de los Padres Salesianos, que se instalaron en el convento en 1.945, volvió de nuevo a resurgir la devoción, que ya continuó incluso después de dejar estos el santuario en 1.961.
Entonces se hace, cargo del mismo el párroco de Santa María de la Mesa don Miguel Román Castellano y con la Corona­ción Canónica de la Virgen, en 1.964, la devoción aumenta de tal manera que parece haber vuelto a adquirir la grandeza de sus mejores tiempos.
Hasta tal extremo que las riadas de devotos se suceden continuamente al santuario. Se organizan peregrinaciones a Utrera desde los más diversos lugares y, actualmente, es raro que durante el día y a cualquier hora no haya varios devotos dentro del templo.

SOBRE LOS TÍTULOS DE LA HERMANDAD
El de Pontificia le fue concedido en 1.964 por Su Santidad el Papa Pio XII, con motivo de una peregrinación a Roma, organizada por el Reverendísimo Cardenal don Pedro Segura y Sainz, para asistir al acto de la proclamación de la Realeza de María.
En la iglesia de San Esteban, dentro del mismo Vaticano, el hermano mayor don Federico de la Cuadra Irízar, el mayordo­mo don Juan Moreno Caballero y el rector Rvdo. don José Barea Núñez, recibieron la comunicación del señor Cardenal, en virtud de la cual Su Santidad había concedido a la Hermandad, el título de Pontificia y un distintivo especial para que pudiera ostentarla en todos sus  actos  corporativos y cultos.
Esto ocurrió exactamente el día 1 de noviembre del menciona­do año de 1.954.
En cuanto al título de Real, puede estar explicado en que las primitivas Reglas fueron- aprobadas, como queda ya dicho, por la Reina Isabel II.
Si este argumento no fuera suficiente, dicho título quedó plenamente confirmado el día 30 de octubre de 1.966, cuando estuvo de visita en el santuario el actual Rey de España don Juan Carlos I, quien fue recibido solemnemente como Hermano Mayor Honorario, de lo que quedó constancia en el libro de la Hermandad con la firma del entonces Príncipe de España.
El día 1 de mayo de 1.964 y por el eminentísimo Cardenal don José María Bueno Monreal, legado de Su Santidad el Papa, fue coronada Canónicamente Nuestra Amantísima Titular. Coronación concedida por Su Santidad el Papa Juan XXIII el día 7 de Julio de 1.963 y que se hizo realidad el día 1 de mayo de 1.964 (ocupaba entonces la silla de Pedro Su Santidad el Papa Pablo VI) en el centro de la ciudad de Utrera y ante una multitud llena de fervor.

INICIO | AÑO JUBILAR 2014 | AGENDA/NOTICIAS | INFORMACIÓN PARA PEREGRINOS | 50 ANIVERSARIO CORONACIÓN CANÓNICA | HERMANDAD | VOLUNTARIADO y LIBRO DE FIRMAS | RESERVA PEREGRINACIONES | DELEGACIÓN TURISMO AYTO. UTRERA | EXCMO. AYTO. DE UTRERA | POLÍTICA DE PRIVACIDAD

(C) DELEGACIÓN DE TURISMO, EXCMO. AYUNTAMIENTO DE UTRERA 2013-2014
(C) HERMANDAD DE NTRA. SRA. DE CONSOLACIÓN 2013-2014
Diseño Web